martes, 7 de enero de 2020

y el FUEGO BACTERIANO también fue culpa de Endesa !!!!!¡¡¡¡

El fuego bacteriano (Erwinia amilovora) se propagó por el Bierzo a comienzos del presente siglo, implicando la desaparición de miles de frutales (manzanos y perales) y la erradicación por decreto de arbustos decorativos (cotoneaster y pyracantha, principalmente). Para muestra se puede utilizar la etiqueta: Fuego Bacteriano de nuestro blog.

Los primeros focos en el Bierzo se detectan en fincas de frutales de San Andrés de Montejos y Bárcena, a partir de ahí de desata la hecatombe para los frutales, llevándose por delante también los frutales viejos de razas antiguas.

A través de la revista PHYTOMA, nos enteramos en el número 241 del año 2012 que el origen de la enfermedad en los frutales del Bierzo tuvo su origen en la revegetación de 12 hectáreas de las escombreras de la Central Térmica de Endesa en Cubillos del Sil.


podéis leer el artículo completo en el siguiente enlace:

PHYTOMA 241 - AGOS/SEPTIEMBRE 2012

lunes, 6 de enero de 2020

viernes, 3 de enero de 2020

A Morteira insta al Consejo a pilotar un plan de custodia legal de árboles

El Consejo Comarcal del Bierzo y los ayuntamientos deben implicarse, pero también tiene que hacerlo la Junta de Castilla y León. Suya es la competencia para declarar la singularidad de los árboles y garantizar su protección, así como fondos que permitan el mantenimiento. «Tienen que comprometerse, junto con los propietarios, en la gestión y conservación de estos árboles», dice A Morteira. Y los sotos de castaños han de ser un destinatario clave de esa sinergia. «Habida cuenta de que la mayor parte de nuestro patrimonio arbóreo monumental está constituido por grandes castaños centenarios, proponemos una actuación urgente en aquellos castaños de más de siete metros de perímetro, fuertemente castigados y mutilados por los últimos temporales».

jueves, 2 de enero de 2020

La falta de protección pone en jaque el rico patrimonio arbóreo del Bierzo

Excelente artículo de María Carro en el Diario de León del 2/1/2020

la reciente rotura de El Campano, el castaño más antiguo de España; y la caída de la Encina de Otero, más conocida como el Xardón del Peruchín —ello en cosa de un mes— ponen el foco en la conservación de los árboles monumentales que hay en el Bierzo. Son más de un centenar, pero no todos se conocen y no todos gozan de la misma fama. Muchos están el peligro y el caso más preocupante es el del Ciprés de la Anunciada, que corre el riesgo de venirse abajo, según explica el botánico Bernabé Moya, que en los últimos 20 años se ha encargado de la conservación de casi todos estos árboles.
La falta de protección pone en jaque el rico patrimonio arbóreo del Bierzo

leer el artículo completo en Diario de León