8/3/08

Un grupo de vecinos de Rozadas para la obra de la carretera, que obligó a talar veinte tejos



Los vecinos de la localidad boalesa de Rozadas (Asturias) se han levantado en pie de guerra para intentar impedir que las máquinas que trabajan en las obras de la carretera entre Boal y Vegadeo terminen con toda la masa forestal de tejos de esta localidad. Los vecinos aseguran que hasta la fecha ya se han arrancado veinte de estos árboles protegidos y han conseguido paralizar las obras en defensa de los árboles que quedan en pie. Rozadas había presentado un trazado alternativo para que esta especie no se viera afectada por las obras, pero el Principado de Asturias ha continuado con el proyecto original del vial.

La Nueva España

No hay comentarios: