3/11/12

A Morteira denuncia la tala del ciprés centenario del cementerio de Carracedelo

Nuevo atentado contra el patrimonio cultural, natural y religioso del Bierzo.


La asociación A Morteira denuncia la desaparición del ciprés centenario del cementerio de Carracedelo. Solo queda el tocón y algunas hojas y frutos, no existe ningún otro rastro del resto del monumental árbol que acompaña desde hace muchos años los ritos ancestrales en honor de los antepasados de los vecinos de Carracedelo.

Los árboles incluidos los de los cementerios no se desplazan ni huyen, aunque mas les valdría evolucionar rápidamente vistas las recientes circunstancias.

Resulta absolutamente brutal e incomprensible la reciente sangría en los árboles monumentales del Bierzo. Primero el jardín romántico de la casa de Valdés en el casco histórico de Ponferrada, después el magnífico conjunto de Cedros de una cooperativa de viviendas de Las Huertas del Sacramento y ahora los árboles sagrados de los cementerios de Folgoso de la Ribera y Carracedelo. ¿Qué extraña locura destructiva ha contagiado a nuestros conciudadanos?

Es de destacar que en la mayoría de estos casos la responsabilidad de la custodia de este patrimonio corresponde a la Iglesia, por lo que este expolio sorprende aún mas si cabe, ya que tradicionalmente esta institución ha velado por la conservación de nuestro patrimonio cultural desde siempre. Los árboles siempre han estado mas protegidos dentro de los muros de los recintos religiosos y a la iglesia y a sus párrocos les debemos la permanencia de nuestros mas viejos y venerados árboles.

Tenemos magníficos ejemplos en el Bierzo y Cabrera como por ejemplo el cementerio de Cacabelos que custodia uno de los conjuntos de cipreses mas notables y singulares de España.

Lo que está ocurriendo con la destrucción indiscriminada de esta patrimonio cultural, natural y religioso es inadmisible y exigimos responsabilidades a nuestras autoridades civiles y religiosas. En concreto el Ayuntamiento de Carracedelo fue uno de los primeros del bierzo en legislar medidas de protección de sus árboles singulares y los recintos religiosos no pueden quedar al margen de la ley pues son patrimonio común. Tan importante es el muro de una Iglesia románica como el árbol que le acompaña y esta apreciación es compartida en toda Europa, solo hay que contemplar cualquier cementerio ingles o normando. Lo que está ocurriendo en El Bierzo da un nivel de nuestra sensibilidad y nos avergüenza a todos.

La asociación A Morteira ante estos lamentables hechos realizará una campaña de información dirigida a los alcaldes y párrocos del Bierzo además de una carta al Sr. Obispo de Astorga para que tomen conciencia de este grave problema y de la responsabilidad compartida en la custodia de nuestro patrimonio que impida nuevos atentados en el futuro.

ver el ciprés antes de la corta en Google Maps

No hay comentarios: