27/10/07

CARTA ABIERTA EN DEFENSA DE LOS TEJOS DEL "CAMPO DE ABAMIA"

Al pie del Tejo de Anker, el rey de Inglaterra firmaba la Carta
Magna del mismo modo que bajo el roble de Guernica, reyes
castellanos juraron los fueros de los vizcaínos durante
generaciones. Por su relación con la monarquía asturiana estos tejos
de Abamia o sus antecesores bien pudieron haber tenido parecidos
tratos; no olvidemos que nos encontramos en un lugar de culto
prehistórico tal como atestigua el dolmen cercano y de hecho sabemos
que fueron tejos de conceyu y por tanto con un significado jurídico,
social, espiritual, simbólico... El valor de estos árboles es incalculable desde muchos puntos de vista que parece entender todo
el mundo salvo quienes deben velar por su protección
. Pero no es
este el momento de explicarlo a quienes han dado tantas muestras de
no querer entender.

Desde la Asociación de Amigos del Tejo, denunciamos públicamente no
solo el grave atentado a la integridad de estos árboles, sino la
irresponsable actitud de ocultación y dejación de funciones de la
que están dando muestras las administraciones implicadas.


En concreto queremos dar respuesta a los datos que conocemos del
informe que "un ingeniero superior de Montes" ha cursado a la
dirección general correspondiente en la consejería de Medio Ambiente
y que retrata perfectamente a estos pretendidos gestores.

Lógicamente al llegar no apreciaron más que "raicillas" y si en vez
de el jueves 25 la inspección se hubiera hecho dos meses mas tarde
seguramente habría crecido incluso la hierba sobre el terreno
removido de la zanja y ésta ya no existiría para ellos. Nosotros
estábamos allí un domingo cuatro horas después de recibir el aviso y
vimos y fotografiamos con elementos referenciales, restos de raíces
de todos los tamaños, hasta más de 8 cm. de diámetro, al lado mismo
de la zanja, junto al árbol viejo.

También es curioso que un ingeniero de montes haga esta valoración.
No estamos hablando de plátanos de ciudad a los que se les amputan
prácticamente todas las raíces y continúan aparentemente rebrotando
sin dificultades. Los tejos son muy sensibles (desgraciadamente
tenemos muchas muestras en Villa Magdalena de Oviedo, en Villanueva
de Cangas, en San Martín de Valledor, en Vidiago...) cuando se trata
de tocarles sus raíces, y lo son especialmente estos ejemplares
viejos.
En cuanto a que el muro detiene las raíces, le mostraríamos
el tejo de San Pedro de Ceñal en Siero, que dieciséis metros más
allá de su tronco, mete una raíz en mitad de la iglesia, aún siendo
un árbol más joven que éste. Precisamente buscan los enterramientos
que están al otro lado del muro, bajo el atrio y en la iglesia que
es donde se enterraba antaño y a los que el tejo no tiene ningún
problema en acceder si no hay un cimiento de forjado. Por otro lado
insistiremos en que entre el 70 y el 90 % de las raíces de estos
árboles se encuentran en los 30 cm. superficiales de la tierra y en
este caso el tejo no ha podido expandir su sistema radicular hacia
los lados en los que pasa la carretera. De forma que una parte muy
importante de su sistema radicular atravesaba precisamente el muro
como señalaban las raíces esparcidas a lo largo que nosotros dejamos
para que pudieran verlas las inspecciones del Seprona y que alguien
debió encargarse de "limpiar".

Es encomiable el exquisito cuidado que se ha tenido con el
yacimiento arqueológico (enterramientos en el atrio) que ha
determinado según fuentes cercanas a los responsables de la obra que
hemos podido consultar, que la zanja se hiciera en la parte exterior
del muro, en el lado del árbol. Sensibilidad que contrasta con el
desprecio absoluto del árbol vivo y centenario.

En ningún caso debería plantearse una elección entre salvar uno u
otro patrimonio, mucho menos para la colocación de un foco a todas
luces sobraba.

Pero todos estos lodos vienen de la mala planificación y del mismo
proyecto de restauración que en vez de velar como manda el plan de
manejo del tejo para que se evitaran "las acciones que aumenten la
artificialidad del entorno", se dedicaron a poner focos y zanjas
para la electricidad, y zapatas para sostener esas bolas de cemento
de dudosa estética que violan de forma tan evidente el espíritu y la
letra de ese plan.

Pero en cualquier caso es curioso que sean ustedes, encargados de
proteger este patrimonio único y esencial, los que se salten a su
antojo la ley y minimicen la cuestión
. ¿Para que trabajamos tanto y
tantos, pidiendo y elaborando más tarde el Plan de manejo del tejo?
¿Por qué se hizo en éstos términos si luego ustedes mismos los
incumplen con tamaña desmesura y en el lugar más inapropiado?
Resulta asombroso que los puntos del plan de manejo del tejo que tan
claramente especifican la prohibición de hacer zanjas y
excavaciones, y demás actuaciones sobre el campo de los tejos, sean
obviados de forma tan escandalosa en el informe y en todas las
actuaciones de estos "responsables" que se atreven sin embargo a
asegurar que los árboles están debidamente protegidos.

Seguiremos denunciando este bochornoso tema, pero tampoco nos
olvidamos de los tejos de al lado de los que no dicen ustedes nada,
quizá porque una imagen vale más que mil palabras. Para nosotros
tienen exactamente el mismo valor que el viejo, solo que menos años.

Continúen defendiéndose unos a otros, cuanto más hablan más en
evidencia se ponen. Pero por favor, cuando terminen empiecen a
defender los tejos. Para eso están donde están.

Firmado: Amigos del tejo

(Amigos del Tejo es una asociación que integra especialistas en
tejo, profesionales y expertos de todo el país y asociaciones que
trabajan en éste ámbito de los árboles monumentales y la
investigación, protección y divulgación de los valores del árbol en
general)


amigos del texu

No hay comentarios: